Con la llegada del verano la gente sale a la calle, las ciudades se llenan de turistas, las playas de bañistas y salen a relucir los intrusos

Todos hemos podido ver tanto en la playa como en la ciudad grupos de personas dando masajes en plena calle sin una titulación sanitaria y sin las condiciones de higiene necesarias.

Por suerte, la mayoría de las personas no se arriesga a sentarse con este tipo de individuos, pero ¿cuántos de nuestros amigos/conocidos acuden a la casa de… que dicen que es muy bueno, o al centro de masajes… cuando tienen alguna patología, les duele la espalda o el cuello…? Por desgracia esto es más normal de lo que nos gustaría.

El fisioterapeuta es el único profesional sanitario con un título universitario, capaz de realizar un diagnóstico y de tratar una afectación musculoesquelética, por su puesto, en equipo con otros profesionales sanitarios (psicólogos, médicos, odontólogos, etc.).

La clave de cualquier profesión sanitaria es el diagnóstico.

Es el proceso más complejo y el origen de todos los quebraderos de cabeza de las personas que nos dedicamos a la salud, por ello nos formamos, leemos y estudiamos a diario, para poder ofrecer un buen servicio y lo más importante porque nos importa la salud de nuestros pacientes.

Tristemente la ignorancia es muy atrevida, cualquier persona con un curso de pocos fines de semana en el que le “mal enseñan” varios “trucos” de evaluación y tratamiento se ve capacitado para ofrecer sus servicios a personas con problemas de salud, cayendo primero en un delito de intrusismo laboral y segundo y mucho más grave, poniendo en riesgo la salud de las personas que se ponen en sus manos.

Nadie se echaría las manos a la cabeza si dijéramos que la única persona que tiene competencias para operar un tumor es un médico cirujano, o para realizar los planos de una casa es un arquitecto, porque aunque haya médicos o arquitectos malos, estos nos aseguran unos mínimos de conocimientos a la sociedad y no por ser autodidacta o “tener un don” (como dicen muchos de los intrusos en fisioterapia) se les permite operar o hacer los planos, es decir, o lo demuestras con los títulos necesarios o eres un intruso.

Quiero hacer especial hincapié con la osteopatía. La osteopatía no está regulada desde el punto de vista formacional, es decir, podemos encontrar fisioterapeutas graduados y con una formación complementaria en osteopatía y podemos encontrar personas que han hecho un curso de pocos fines de semana en osteopatía, sin tener en posesión el título universitario de Fisioterapia, lo que implica (si tratan alguna persona con patología) en un delito de intrusismo y, como he dicho antes, en un verdadero peligro para la salud de la sociedad ya que no poseen la formación ni las herramientas adecuadas para realizar un diagnóstico basado en la evidencia.

La mayoría de las excusas o argumentos que dan los intrusos es que solo tratan contracturas, yo realizo siempre las mismas preguntas: ¿sabes qué es y cómo se produce una contractura? ¿Cómo sabes que es una contractura y no es un tumor? Las preguntas, lógicamente, se quedan sin respuesta ya que no hay ni formación ni proceso de diagnóstico basado en la evidencia científica.

¿Cómo sabemos que estamos en un centro seguro?

Los organismos públicos nos facilitan el trabajo principalmente mediante dos herramientas.

  1. El centro debe estar inscrito en el Registro de Centros Sanitarios de la Comunidad de Madrid y debe poner el cartel que lo certifica a la vista de los pacientes.
  • Así mismo, debe estar inscrito en la Guía de Centros de Fisioterapia del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid, poniendo también el cartel que lo certifica a las vista de todos los pacientes. El mismo Colegio, a través de su web, tiene un registro de todos los centros inscritos, por lo que a la menor duda, en unos pocos clicks tendremos la información que necesitamos.

He escrito esta entrada de blog porque la salud de las personas me importa y porque me veo en la obligación, como profesional sanitario, de informar. También invito a todo el que pueda leer esto a denunciar y avisar al Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid a toda aquella persona que esté trabajando sobre la lesión de cualquier paciente sin estar habilitado para ello, al igual que yo lo haría si me entero de que en el piso de arriba hay alguien realizando cirugías o ejerciendo como arquitecto sin serlo.

Si tenéis cualquier cuestión, preguntadme con confianza.

Con la salud de las personas ¡NO SE JUEGA!

En RP CLINIC ·Centro de Fisioterapia Avanzada·somos fisioterapeutas especialistas en el diagnóstico y tratamiento de todo tipo de patologías, cuéntanos tu caso, estaremos encantados de poder ayudarte en tu proceso de recuperación, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.