La fascitis plantar, más allá del dolor en el pie