Luxación de hombro

Luxación de hombro

La articulación del hombro es la articulación más móvil en el cuerpo humano. Esto puede resultar ventajoso para grupos particulares de atletas, los nadadores, gimnastas y deportistas de lanzamiento pueden beneficiarse de un grado de movilidad del hombro «mejorado». Sin embargo, como resultado de esta movilidad, el hombro también está sujeto a inestabilidad, lo que a menudo resulta en la luxación de la articulación glenohumeral1.

La luxación anterior traumática del hombro es una lesión común, especialmente en la segunda y tercera décadas de vida en individuos jóvenes y activos, con una tasa de incidencia anual en la población general que se reporta de 11.2 a 26.2 por cada 100.000 personas1,2.

¿Cómo se produce?

El mecanismo de las primeras luxaciones suele ser tras un traumatismo directo fuerte o una caída con el brazo abducido y con rotación externa o extendido4. Esto es común en deportes como el rugby, el hockey, el balonmano, el fútbol, ​​la equitación y el ciclismo.

La fuerza requerida para luxar el hombro es generalmente lo suficientemente grande como para lesionar las estructuras de soporte y circundantes entre las que se incluyen la cápsula, los ligamentos, el manguito rotador y la anatomía ósea de la cabeza humeral y la glenoides1, 3.

Tras una primera luxación de hombro, el riesgo de luxaciones recurrentes es alto (sobre todo en deportistas de contacto) debido a los cambios fisiopatológicos en la articulación, con tasas de riesgo promedio que varían entre el 39% y el 67%  1,2,3. Las luxaciones recidivantes pueden ser graves, ya que cada luxación compromete aún más la función del hombro2, 4.

¿Cuál es su tratamiento?

Recientemente, el manejo más común del tratamiento para la inestabilidad glenohumeral anterior primaria es el manejo no operatorio. La rehabilitación y la prevención de esta lesión merecen un cuidado especial, ya que el fracaso de la rehabilitación del hombro para una luxación puede l