El fisioterapeuta es el profesional sanitario más indicado para tratar el dolor lumbar

Autor: Ronald Jara

Datos de importancia:

Prácticamente el 90% de la población mundial sufrirá de lumbalgia al menos una vez en la vida, siendo más prevalente en mujeres que en hombres en todos los grupos de edad1. Además, el 25% de los pacientes logran recuperarse totalmente, mientras que el 75% continuará con dolor crónico o persistente2.

¿Cómo define la ciencia el dolor lumbar?

El dolor lumbar es un síndrome (conjunto de síntomas), y no una enfermedad. Suele acompañarse de dolor en la región glútea y algunas personas pueden tener síntomas neurológicos irradiados a la parte inferior de la(s) pierna(s)3.

¿El fisioterapeuta nos puede ayudar?

A pesar de que no es la forma habitual de proceder por parte de la ciudadanía, es necesario informar a la población que el fisioterapeuta resulta ser más económico y efectivo para el sistema nacional de sanidad en el diagnóstico y tratamiento del dolor lumbar como lo indica un estudio de Lin et al. en el 20114, mejorando así la optimización de recursos y ayudando a la descongestión de los centros de atención primaria. 

El 90% de los pacientes que padecen este dolor en espalda baja corresponde a un dolor lumbar simple o mecánico, alrededor del 5-10% de los pacientes presentan déficits neurológicos debido a hernia de disco sintomática u otro cuadro de dolor radicular5, por lo cual, el fisioterapeuta está capacitado para tratar aproximadamente al 98% de los pacientes que padecen esta dolencia. ¿Lo sabías? Sólo el 2% de los casos se consideraría grave y por ende, requeriría derivación a su médico de cabecera6.

Como siempre os decimos, es de vital importancia realizar una valoración basada en la evidencia científica para poder dar un diagnóstico preciso, así como el trabajo interdisciplinar fisioterapeuta-médico.

Medicamentos, cirugía y fisioterapia

Por otro lado, es importante que la población sea consciente de que los medicamentos como opioides, paracetamol, pregabalina y antiinflamatorios como el ibuprofeno y el diclofenaco NO son mejores que el efecto placebo para aliviar dolor, mejorar la funcionalidad y la calidad de vida de los pacientes. Por el contrario, muchos de ellos pueden causar efectos adversos como dolor gastrointestinal entre otros7,8.

Por otra parte, varios estudios demuestran que la cirugía no es mejor que la fisioterapia y el ejercicio físico para el tratamiento de dolor lumbar crónico, ésta no es capaz de quitar el dolor ni de disminuir la incapacidad del paciente9. Además, a 1 de cada 5 pacientes sometidos a artrodesis (fusión lumbar) se les debió repetir la intervención quirúrgica10.

Por todo ello, y según recomiendan los estudios científicos, la fisioterapia apoyada en la terapia manual y el ejercicio terapéutico son la mejor herramienta terapéutica para el tratamiento del dolor lumbar, entre otras cosas, por su efectividad y por disminuir al máximo los efectos colaterales en las personas.

El fisioterapeuta evaluará la funcionalidad del paciente con dolor lumbar y planificará una exposición gradual a la carga con ejercicios adaptados a cada paciente, desde los más simples (sin carga) hasta los más complejos buscando una transferencia a las demandas diarias del paciente (deporte, actividad laboral, etc.).

En RP CLINIC ·Centro de Fisioterapia Avanzada· somos fisioterapeutas especialistas en el diagnóstico y tratamiento de este tipo de patologías, cuéntanos tu caso, estaremos encantados de poder ayudarte en tu proceso de recuperación, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Bibliografía

  1. Hoy D1, Bain CWilliams GMarch LBrooks PBlyth FWoolf AVos TBuchbinder R.A systematic review of the global prevalence of low back pain. Arthritis Rheum. 2012 Jun;64(6):2028-37. doi: 10.1002/art.34347. Epub 2012 Jan 9.
  2. LMurrayMDf, ProfTheoVosPhDb, ProfRafaelLozanoMDf, MohsenNaghaviPhD, fAbraham DF, laxmanPhDf, CatherineMichaudMDj. Disability-adjusted life years (DALYs) for 291 diseases and injuries in 21 regions, 1990–2010: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2010. 15 December 2012–4 January 2013, https://doi.org/10.1016/S0140-6736(12)61689-4.
  3. Hartvigsen J1, Hancock MJ2, Kongsted A1, Louw Q3, Ferreira ML4,