Electrólisis Percutánea Intratisular (EPI)

La Electrólisis Percutánea Intratisular (EPI) es una técnica avanzada utilizada en fisioterapia para tratar diversas condiciones musculares y tendinosas. Este procedimiento invasivo implica la inserción de agujas especializadas a través de la piel hasta llegar al tejido afectado, donde se aplica una corriente galvánica.

La aplicación controlada de corriente eléctrica busca descomponer adherencias y tejido cicatricial, promoviendo la regeneración del tejido dañado.

¿En qué patologías es útil?

La EPI se ha demostrado eficaz en el abordaje de diversas patologías, siendo una excelente solución para:

  • Tendinopatías: La EPI es particularmente beneficiosa en el tratamiento de tendinopatías, como la tendinitis o la tendinosis, donde hay degeneración del tejido tendinoso. Ayuda a mejorar la calidad del tendón y a reducir la irritación.
  • Lesiones Musculares: En casos de lesiones musculares, como roturas fibrilares o distensiones, la EPI puede acelerar el proceso de curación al estimular la regeneración del tejido muscular dañado.
  • Adherencias: Cuando se forman adherencias entre tejidos, la EPI puede ser una solución eficaz para descomponer estas adherencias y promover una mejor movilidad y función.
  • Lesiones Crónicas o Persistentes: La EPI es especialmente útil cuando se trata de lesiones crónicas o persistentes que no han respondido satisfactoriamente a otros tratamientos. Proporciona una opción adicional para acelerar la recuperación.

En RP Clinic, para conseguir una visualización precisa y obtener el éxito terapéutico, realizamos un control ecográfico junto a la EPI.

En nuestra clínica en Móstoles, utilizamos la EPI como parte de un enfoque integral para personalizar el tratamiento según las necesidades específicas de cada paciente.